Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

domingo, 5 de abril de 2020

ZONE ALARM: CORONAVIRUS

Diario de la pandemia. Mientras el cuerpo aguante.

Primer día.

No encuentro diferencia con ayer, bueno sí, soy un día más viejo. Eso sí, a pesar de ser domingo, poca gente por la calle; solo perros, perritos y perrazos que han sacado a sus dueños a pasear. No ayuda la niebla que nos oculta al sol.

Hoy es el último día para participar en Café Literautas. No enviaré el relato que escribí a primeros de mes aunque pasaré a leer a los escribidores.

Los políticos, a lo suyo.


2º día.

Todo sigue empeorando. Aumenta la cantidad de personas afectadas y la grandes fábricas o han cerrado ya o lo harán mañana. Opel-PSA, deja de producir hoy en toda Europa aunque algunos países tardarán algún día más.

En la calle poca gente y por necesidad. Con los perritos y cosa curiosa, esta mañana un barrendero con su carrito a pesar de que llovía y esta tarde un camión va limpiando las aceras con una manguera. Resulta chocante porque no ha parado de llover en todo el día.

Una buena noticia, Díaz Ayuso, la presidenta madrileña y el Torrat catalán, se han contagiado. Lo bien repartido queda mejor aunque sean las personas mayores las que más riesgo corren y por tanto están muriendo.

3er día.

Entre la incertidumbre y la certeza. ¿Nos tocará? Sabemos que la epidemia va para largo por lo que hasta que no hayan pasado unos meses no tendremos la seguridad de habernos librado del final. Si lo conseguimos. Cierto que no hay remedios pero los tests de confirmación del virus parece ser que solo están disponibles para los políticos y sus familias.

En Corea el arma que han empleado para doblegar la epidemia ha sido el empleo de centenares de tests y a quienes estaban infectados, los han confinado impidiendo que fueran emisores, una bomba andante.

Yo tengo una suegra de 100 años y una madre de 90. Temo por ellas sin olvidarme de mí, que les voy a la zaga.

4º día.

Esta mañana he tenido un momento de debilidad. Poco a poco, como la gota que orada la piedra, el encierro junto con la incertidumbre va haciendo mella.

No obstante, le vamos cogiendo el tranquillo y el gustirrinín. Entre aplausos y caceroladas vamos ocupando las horas de ocio obligado.

Hoy, mientras el preparao soltaba su soflama engañabobos, una sonora cacerolada en toda la nación se ha escuchado. Quizá si el campechano entregara a la Sanidad todos los millones que ha ido arañando por ahí durante estos años en tanto le ponía los cuernos a su mujer, le podríamos perdonar, solo una miaja, todas las escabechinas y desfalcos cometidos impunemente en el ejercicio de su trabajo como jefe del estado (de pandereta).

5º día.

Sigue aumentando la cifra de infectados y la de muertos de una manera escalofriante. Dicen que la progresión es geométrica pero yo más bien creo que lo dicen para pillarnos confiados y así hagamos caceroladas como ayer al preparao.

Hay momentos en los cuales cunde el pesimismo. ¿Cómo y porqué hemos llegado a esto? ¿Me escaparé o ese dolorcillo de cabeza es premonitorio? ¿Quizá ese carraspeo sea indicio de algo temido y desconocido? Ayyyy esos estornudos, me dan mala espina, además de la lata.

En todo caso, hemos superado un día más, lo cual ya es un éxito.

6º día.

La situación empeora, cada día aumenta exponencialmente el número de contagiados declarados y fallecidos.

A pesar de que a las ocho de la tarde salimos a las ventanas a aplaudirá a quienes están trabajando para todos nosotros Sanitarios, dependientes, transportistas, policías, militares …. la procesión va por dentro. No hace mella el aislamiento en sí, sino las noticias tan trágicas que nos llegan a través de todos los medios; voy a dejar de ver, leer y escuchar -como los monos, no ver, no oír, no hablar- las noticias y sobre todo opiniones.

Hoy ha salido en Aragón TV, el lugarteniente del Justicia de Aragón, y ha comentado sobre una reclamación que yo le hice en nombre de mi hermana referente al transporte de viajeros. Tras salir del Clínico a las diez de la noche, debe esperar en la parada a que pase un autobus con menos de 15 pasajeros, de lo contrario no para. Mucho aplaudir a los sanitarios y luego los dejamos tirados en una parada de autobús. Intolerable que se dicten normas sin comprobar el efecto y sobre quien van a recaer

A última hora recibo un correo que me ha llenado de alegría. Mi amigo Javier Rubio me ha enviado una viñeta estupenda fruto de su imaginación y su mano. Gracias Javier.

 7º día.

No, no han caído las murallas de Jericó a pesar de que el personal, ocioso y estabulado, no necesite que lo inciten para armar caceroladas, cencerradas o aplausos a granel. En mi calle, las linternas de los móviles se encienden como en un concierto de Serrat, los aplausos se jalean entre el personal y hasta don Pepito, aquella canción que revivieron los payasos de la tele, ha vuelto a la vida. Unos corean "Hola don pepito" y de la otra acera les contestan "Hola don José", así hasta el final de la canción que requiere varios vises. Y alguien con un potente equipo musical expande la canción del Dúo Dinámico "Resistiré", en otra amarga resurrección que nunca imaginaron los autores y mucho menos el pueblo que la escucha y aplaude. Esta cuarentena está sirviendo para algo positivo al margen del virus: la comunicación vecinal que nunca bajo ningún concepto había tenido lugar. Ya solo falta que alguien tenga la genial idea de montar un bingo intercomunidades. Será cosa de pensarlo.

8º día.

Me manda mi hija una foto de un dueño de un bar que está repartiendo huevos entre quienes quieran ir a buscarlos o pasan por allí, Llevan, los bares, ocho días cerrados y todo el género que tienen en las cámaras o lo reparten o deberán tirarlo a la basura. Para llorar. Esta tragedia va a ser gigantesca en vidas humanas, pero no lo será menos en los efectos que la sociedad va a sufrir.

El chou de las ocho, va en aumento; es la forma que tenemos los vecinos confinados en tener una expansión al tiempo que hacemos un homenaje a todas las personas involucradas en mantener los servicios con especial incidencia en todos los sanitarios.

9º día.

Recibo de mi consuegro un wasap reenviado de un marino capitán de la marina mercante en el cual, tras hacer un panegírico de las grandes pruebas que ellos, como marinos y capitanes tienen que soportar en el mar y las decisiones en medio de un galerna que amenaza con hundir su barco, se dedica a repartir estopa contra el gobierno sin mesura. No diré que no merezca un buen tirón de orejas, pero como marino debiera saber lo fácil que es seguir o enmendar el rumbo cuando hay alguien que ha dejado su estela en la mar.

Y este ha sido mi comentario:
Tiene su punto de razón pero ignora una gran verdad: esos inútiles, son producto de nuestra inutilidad. Quienes creen saberlo todo y son grandes expertos en la barra del bar, suelen serlo a toro pasado cuando hasta el más tonto hace relojes de madera. De haber dios, que nos pille confesados. Esta tarde pensaba en los millones de muertos que el virus humano causó en el siglo pasado ¿Dónde estaban entonces esos grandes capitanes?

10º día.

Seguimos igual de acojonados. Aumentan los contagiados y el nº de muertos. Este túnel está demasiado negro, no se ve la salida.

Nos han aumentado en otras dos semanas el confinamiento casero. Nosotros, como de por sí no teníamos por costumbre deambular por las calles, yo sobre todo, no lo echamos tanto de menos el aislamiento. Aunque hay mucha gente a la que han denunciado por saltarse "el toque de queda". Incluso por largarse del hospital en el que estaban ingresados. Dos en Leganés y uno en Benidorm.

La santa me ha hecho un tapamorros, una mascarilla de tela, a pesar de que dicen que no sirve de ná. Yo por si acaso, me la pongo cuando salgo a pasear a Laika; ya tenía una que me hice con dos servilletas.

11 y 12 día.

Ya se me va el santo al cielo. Ayer no escribí nada en compensación al post.

Hoy, confieso que estoy acojonado, lleno de miedo por lo que pueda pasar. Cuando ves que personas más jóvenes han caído, la cabeza se te llena de humo. Mi hermana, que trabaja en el Hospital Clínico, me dice que la UME ha desalojado el aparcamiento frente a Urgencias y que han instalado un hospital de emergencia. ¡Ay madre, que ya viene! Que el hospital lo están dejando vacío de enfermos comunes, se supone que salvo los urgentes al resto los mandan a casa.

Vamos a tener sangre, sudor y lágrimas hasta que la sociedad en su conjunto logre remontar esta tragedia. Los que logren sobrevivir, pues los entrados en años, tienen/tenemos, todos los números de la rifa y alguno que no se lo esperaba también.

Enésimo día

Ya no sé que día de cautiverio soportamos. He perdido la cuenta y he dejado de escribir como antes porque lo que tengo que contar, no tiene la menor importancia. O sea, es más de lo mismo.

Sigue muriendo gente; siguen saliendo muchas personas contagiadas, más cada día, a pesar de que dicen que el pico ya se va formando romo, pero seguimos siendo el país tras Italia, con mas víctimas de este asesino invisible.

El gobierno, en un intento por contener la pandemia, ha decretado la paralización de toda actividad que no sea imprescindible hasta el día doce de abril, aunque mucho me temo que el confinamiento se prolongará para conseguir que los hospitales tengan un respiro. Por otra parte opino que si levantan el estado de alarma y las gentes salimos en tromba a las calles, playas y espectáculos diversos, junio nos lo vamos a pasar otra vez confinados, en el hospital o muertos.

Con todos los adelantos tecnológicos que hay, no encuentran un alivio a la infección, nada que mate de manera fulminante al virus y no ataque a las personas y mira que lo están intentando porque en este momento, los más fantasmones y bordes congéneres que están gobernando en diversos países, se han tenido que meter la lengua en el culo debido a que sus naciones, como no podía ser menos, están asaltadas con decenas de miles de contagiados y miles de muertos. El inglés, el ruso, el uso, y el resto en mayor o menos medida. En tanto no haya una vacuna efectiva, la espada del coronavirus permanecerá sobre nuestras cabezas.
31.03.2020

El siguiente

La emoción está a flor de piel. Enseguida me viene el nudo en la garganta y las lágrimas a los ojos. Esta enfermedad va a dejar profunda huella emocional en nosotros. Los contagios no disminuyen y los muertos van en aumento. Es indispensable el confinamiento si queremos contarlo, aunque no tenemos la absoluta seguridad, solo la esparanza, de evitar el contagio. Yo temo por mí, tengo tantos puntos débiles que soy un aspirante a viajar antes de hora. Luego está mi madre, aislada totalmente desde hace medio mes, sin ver a nadie y sin poderla ver; mi suegra en la residencia, tampoco podemos verla y ahí tienen su seguro, han cortado las visitas a tiempo para evitar contagios y de momento han podido evitar que la peste los invada.

Es terrible, nadie esperaba esto y tan de repente que no se ha podido salir huyendo, aunque eso podía haber sido peor, salir de guatemala para entrar a guatepeor. Lo único positivo, para los que tienen ganas, es el concierto vespertino que unos voluntarios prolongan tras los aplausos generales de las ocho.

Resistiré, se ha convertido en el santo y seña contra esta pandemia. Si nos lo hubieran dicho cuando El Dúo Dinámico lanzó la canción hace más de media vida.
01.04.2020

Al otro

Hoy dice la prensa que somos el segundo país en infectados. ¿Cómo puede ser posible esto? Aquí ha fallado todo. Hemos fallado todos. Le echaremos la culpa al gobierno por no verlo venir de lejos cuando ya estaba más que demostrada la forma de contagiarse y la rapidez en la expansión. Con razón. Le echaremos la culpa al partido podrido lleno de delincuentes por dejar la Sanidad echa una mierda por los recortes y las privatizaciones, con mucha más razón. Por cierto que esas empresas privatizadoras de la Sanidad, tienen la desfachatez y la poca vergüenza de pedir al gobierno que les indemnice con el 75% de sus gastos. Espero que ni de coña acepten ese chantaje salvo si han colaborado efectivamente con sus hospitales a la contención y cuidado de enfermos.

¿Y la población? ¿Cuántos reflexionaron que en vez de huir de las grandes ciudades, Madrid en primer lugar en todas las direcciones, lo prudente era quedarse en casa para no expandir el virus aunque las personas no tuvieran síntomas de contagio? La población deberá entonar el mea culpa en voz alta, ellos han sido los que han portado el virus a las residencias de ancianos, algunas verdaderos antros, lugares en los que la escabechina ha sido monstruosa.

Muchos deberán pagar por lo ocurrido. Cada cual conforme a su grado de culpabilidad o irresponsabilidad, pero lo que no debemos ni podemos hacer es, como la ultraderecha acusa, es cargar toda la culpa al gobierno. Esa ultraderecha, además de sanguinaria, suele ser egoísta y cobarde. También tiene que pagar por causante e inmoral a la hora de apechugar en la rápida extinción de la peste. Con mentiras, el coronavirus vive en su salsa
03.04.2020

¿RELAX?

Esta tarde pensaba que quizá  a pesar de los miedos, estemos entrando en una cierta relajación. Sabemos de lo que está ocurriendo pero no lo sentimos cerca aunque lo temamos; los aplausos de las ocho se están convirtiendo en una especie de verbena colectiva ante la imposibilidad de salir de casa. No digo esto de forma peyorativa o como censura, es necesario dar un escape al espíritu que tras tres semanas de confinamiento en casa, necesita expandirse y olvidarse de la terrible tragedia que ha invadido a la raza humana.

Que nos hablen de más de ochocientos muertos, no es como para echar las campanas al vuelo a pesar de que las cifras comiencen a ser optimistas respecto de los días más duros, los cuales se repetirán según quienes están intentando controlar esta epidemia.
4.04.2020

¿   ?

Hoy no he salido a las ocho a aplaudir, mi ánimo no estaba para nada y he preferido no hacerlo. Mi mujer es la negatividad al cubo y me transmite ese estado de ánimo tan negativo. No para de quejarse de todo; dice que le todo le duele pero es hiperactiva, no para y si le llevas la contraria, no le das la razón, la jodimos tía Paca.

En Madrid ha muerto una señora del pueblo, desconozco si vinculada al virus; parece ser que el marido, sí que está infectado e ingresado. Ambos de más de 90 años.
05.04.2020

Apoyo a un/a enferma

He leído en el Periódico de Aragón de una iniciativa que a través del correo electrónico habían tomado en el Hospital Clínico de Zaragoza: enviar un mensaje a una persona anónima internada dándole aliento y apoyo en su situación. Y así lo he hecho.

Hola amiga/amigo.

Sé que estás pasándolo regular porque piensas en tu familia a la que no puedes ver, pues su seguridad, de ellas/os, es prioritaria.

Pero ten presente una cosa, tanto tu familia como todos los ciudadanos, estamos impacientes porque abandones esa cama y salgas triunfante volviendo a casa a reanudar tu vida de siempre. Ese será tu triunfo y el nuestro.

Sin olvidar a quienes, incansables, están consiguiendo el milagro de devolveros a la sociedad a la que pertenecéis. Cada día nuestros aplausos, como oraciones colectivas, pretenden elevar vuestro ánimo, tanto a enfermos como a sanitarios, agradeciendo la labor que desarrolláis. GRACIAS.

Un afectuoso saludo y un fraternal abrazo.
06.04.2020

Relax

Percibo que, sin perder el miedo al virus, me estoy relajando, como si esto ocurriera en otros ámbitos y no nos pudiera atrapar en el momento menos pensado. Tantos días de monotonía enclaustrada, van generando y degenerando hacia una actitud casi hipocondríaca. Saco a Laika a pasear y esta solo va olisqueando entre las altas hierbas de los jardines convertidas en una selva por falta de corte. Y ahora cada vez que salimos fuera, al volver le limpio el morro y las patas con un trapo mojado. ¿Será efectivo cara a prevenir algo? Lo desconozco pero eso sí, ahora los sillones y el sofá, estarán más limpios.

Ayer disminuyó el número de fallecidos, hoy, ha vuelta a aumentar. Qué largo se nos va a hacer este año, si conseguimos llegar al final.
07.04.2020





















No hay comentarios: