Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse. EL DINERO Y LA POLICÍA, NUNCA ESTÁN CUANDO LOS NECESITAS.

lunes, 2 de noviembre de 2020

AUSENTES

 Como hace unos días comentaba en un artículo Rosa Mª Artal, antigua periodista de TVE Aragón "expulsada" en un ERE destructivo junto a otros varios cientos como ella, cada día cae, se estrella, un Boing cargado de pasajeros, a veces dos, sin que nadie se inmute. Eso en España, esa que tanto aman los que se dedican a ondear trapos que solo a ellos representan.

Esos mismos cretinos son los que imponen restricciones a la sanidad pública, a la escuela pública, a las residencias geriátricas públicas. Esos que se oponen a lo público siempre que sea posible obtener de ello pingües beneficios. Ha sido en las residencias de las autonosuyas que gobiernan desde hace tiempo, donde más estragos han sufrido los residentes; leer el post anterior Zone Alarm, Coronavirus II. Y no pasa nada.

Abandonados en sus camas, sin asistencia, muertos. España puso el grito en el cielo cuando los terroristas reventaron los trenes en Atocha matando a cerca de trescientas personas. Lo puso USA cuando los terroristas volaron las Torres Gemelas donde murieron más de tres mil personas. Lo ponen los franceses cuando los alienados islamistas matan a personas inocentes. Entonces, ¿porqué no ponemos el grito en el cielo cuando todos los días nos revientan varios coches de tren, aviones estrellados o personas acuchillas? ¿Nos hemos acostumbrado a ello y solo perseguimos aquello de "virgencica que me quede como estoy?

El líder de los miserables mundiales, el presidente americano, ha negado y sigue negando la virulencia del coronavirus. Él se cree supermán y dice que lo ha ¿superado? y tacha de quejicas y mentirosos a los que avisan de la peligrosidad del contagio; con cerca de trescientos mil muertos en su país, que coño le importan a él los muertos; son los más miserables, los sin techo, los sin sanidad, los inmigrantes, los negros. ¿Qué les importa a estos multimillonarios que se despeje la basura que para ellos suponen esos millones de parias que les molestan y no les votan?

Ese mismo sentimiento ocupa un lugar predominante en las mentes de todas esas gentes que tienen el patriotismo en la cartera. No importan los muertos siempre que mi economía siga boyante; al fin y al cabo, la pandemia ha servido para enriquecer de una manera blasfema a mucha gente sin escrúpulos, desde los mercachifles que han traficado con todo tipo de material sanitario hasta quienes desde la gestión pública han manejado el tráfico. Al fin y al cabo ya lo dijo Zaplana, paradigma del político deshonesto, ladrón y sin honor: "yo me he metido en política, para forrarme". No menos que Alierta, que lo mantuvo en Telefónica cobrando un pastizal sabiendo que era un ladrón.

En realidad se alegran de que ocurra todo esto. Ellos se creen a salvo. Solo ver la encerrona de PJ con la fiestecita de aniversario, no faltó ninguno que se creía necesario. En su fuero interno, festejan la muerte de tantos residentes pensionistas: cuantos más mueran, más ahorro en pensiones, y que les den.

Mi dolorido recuerdo en este día para todos ellos, en especial a mi tía Aurelia y la prima Asun.

No hay comentarios: