Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse. EL DINERO Y LA POLICÍA, NUNCA ESTÁN CUANDO LOS NECESITAS.

sábado, 24 de octubre de 2020

MIEDO

 Es lo que siento en este momento. Durante el confinamiento primaveral, nunca tuve la sensación de inseguridad y temor que en este momento me embarga. Sin duda que a ello ha contribuido la desaparición de Asun, pero también es un motivo capital de ese temor la imparable sucesión en progresión geométrica de los contagios y difusión del virus. Escapa a mi comprensión como ha sido posible la expansión del virus. Tuvo que haber un individuo portador vírico del cual ha surgido esta pandemia ¿pero como ha sido posible tal movilidad, morbilidad y mortalidad a nivel planetario? ¿realmente todo esto es natural o ha sido promovido y sembrado por algunas mentes criminales?