Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse. EL DINERO Y LA POLICÍA, NUNCA ESTÁN CUANDO LOS NECESITAS.

viernes, 13 de noviembre de 2020

ME SE OLVIDÓ

 Hubiera sido bonito participar, pero un despiste en el calendario, lo impidió.