Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

miércoles, 3 de noviembre de 2021

LOS DIEZ MANDAMIENTOS

 Intermedio

Magnífica y entretenida película durante la cual Yahvé, dios de los hebreos, hace entrega a Moisés de las tablas de la ley con los Diez Mandamientos. Bonita historia ésta de la Biblia, solo apta para crédulos y pardillos pues sabido es que un padre lo es de todos y no de una cuadrilla de gualdrapas egoístas.

1º.- Amarás a Dios sobre todas las cosas

¿Cómo se puede amar a un desconocido? Y en concreto a ese dios partidista y sectario, premiador de buenos y castigador de malos. Todos los humanos que desde que dejaron de vivir en los árboles, y seguramente antes también, se han arrogado la representación de un dios, no importa cual, lo han hecho para dominar a sus semejantes, o sea, para vivir opíparamente a su costa. Le habrá dado lo mismo al hechicero de la tribu, al jefe de la tribu o a los santos espíritus, la cosa era y es tener al rebaño controlado y aterrorizado en la mayor parte del tiempo. Ellos mientras, a lo suyo.

Si miramos a los dirigentes actuales de todo tipo de iglesias, empezando por las mayoritarias, dan vergüenza ajena. Los dos Papas anteriores a éste, sobre todo el santo polaco, un espécimen indigno que permitió a sus curas y obispos toda clase de abusos. Marcial Maciel fue un ejemplo de inmoralidad. Los católicos han tornado en materialistas y dictadores; los islamistas, en terroristas; los cristianos de muy diversos pelajes, superando a los católicos como malas personas y oprimiendo a sus pueblos. ¿Se puede amar a un dios que permite esos desajustes en la sociedad, la explotación del hombre por el hombre, la muerte por inanición de millones de personas?

2º.- No tomarás el santo nombre de Dios en vano

Bueno, yo creo que ha sufrido tantas afrentas y ha sido tomado tanto en vano, incluso por quienes se dicen seguidores suyos, que ya no debe hacer caso cuando lo invocan tanto en las oraciones como en las imprecaciones. Hará oídos sordos a las plegarias y si alguno se pone pesado poniéndolo verde, lo más seguro será que dándole la espalda lo mando a tomar por donde amargan los pepinos.

A propósito de santo, los clérigos son muy dados a llamar santo a todo lo que se menea, aunque sea el marido de la cabra.

 

3º.- Santificarás las fiestas.

Hombre, yo creo que este mandamiento estaríamos dispuestos a cumplirlo, la mayoría, a rajatabla. Todavía recuerdo cuando los civiles perseguían a los labradores que osaban ir a labrar los domingos y fiestas de guardar. Madrugaban, los labriegos, y se iban a lo más lejano del término, donde no pudieran dar con ellos. Si aparecían por el pueblo, los civiles, las mujeres de la familia se descomponían y enviaban aviso al “delincuente” para que no se le ocurriera volver al poblado. Se exponía a una multa y si se terciaba a una manta de palos, sin derecho a réplica. Y los críos en edad escolar, ya se guardarían bien de no ir a misa los domingos. Así crecimos en la paz del dictador.

Si a todos los que hoy en día queman contenedores y asaltan comercios les dieran una ración de las que repartían impunemente los civiles, seguro que no repetían. No se puede tolerar la impunidad, ni de unos ni de otros. Es dictadura o libertinaje.

4º.- Honrarás a tu padre y a tu madre

Este mandato no necesita aclaración ya que solo un enfermo o un orate atiborrado de caballo podría conculcarlo. Los padre de por sí, comienzan su vida en común cariacontecidos por las consecuencias previas o sobrevenidas a la unión. De vivir sin obligaciones o preocupaciones a estar sometido a las presiones de mantenimiento, lloros, enfermedades…. y todo ello sin contar el desarrollo previo, que si no fue del agrado de alguna de las partes que se desprendían de la joya familiar, para qué contar.

Yo desde aquí, deseo manifestar a los míos mi pesar por mi intempestiva irrupción en sus vidas. Bien es verdad que fui totalmente ajeno a ella, pero ya se sabe, hay muchas definiciones para ello y no voy a enumerarlas aquí.

 

5º.- No matarás

Este enunciado, mucho antes de la entrega a Moisés de las tablas, ya se lo habían pasado los humanos por el forro del arco de triunfo. Según el Génesis bíblico, que no olvidemos solo se refiere a los judíos cuando le interesa, nada más crear Dios a Adán y Eva, su hijo Caín ya se cargó a su hermano Abel. Por cierto que no nos han explicado la prolífica expansión del género humano a partir de solo una pareja; como mínimo, debió haber varios incestos para lograrlo, aunque cabe la solución en que como había otras muchas tribus que no eran judías, también pudo haber desahogo por medio de los garbanzos negros que serían las seguidoras de otros dioses.

La santa ira de Yahvé, a punto estuvo de ir contra sí mismo: con una inundación se cargó a toda la humanidad excepto a Noé y su familia, que posiblemente volvieron a caer en el incesto para repoblar de nuevo el planeta. En mi deleznable opinión, el Creador la volvió a cagar de nuevo: solo hay que ver los resultados a que nos ha conducido la segunda recreación. Dictadores asesinos de millones de personas, dan fe de que este mandamiento es posiblemente el más incumplido de todos.

Al menos, el que más sangre humana ha derramado su inobservancia. Los propios judíos se han empleado a fondo contra sus “enemigos”, aunque a lo largo de la Historia hayan pagado un alto precio. Pero no les ha servido de escarmiento, parece ser que les ha dado alas. Y cuando su Hijo se atrevió a venir a ¿salvarnos de qué? ¿qué delito comete un muñeco de barro que no sea achacable su defecto a quien lo ha moldeado?, esos mismos cumplidores de las leyes de Moisés, no tuvieron ningún empacho en devolverlo al Padre por la vía rápida.

Por otra parte, aunque haya sido de mentirijillas y sin propósito de enmienda ¿alguien se atreve a tirar la primera piedra en afirmar que no ha roto un plato en su vida y nunca le hubiera pegado un par de tiros a esta o aquel cabrón? Vamos, vamos, que yo ya tendría un cementerio particular con las víctimas. Desde el que te cazó el nido de gorriones o pajareles o cardelinas, te pisó la bailadora, o te birló la novia, o te puteo en el curro impidiendo que ascendieras…. Y no hablemos de esa vecina pendeja, adúltera e hdlgp contra la cual no has podido hacer nada por cobardía o porque no te hicieran pagar la basura como artículo de lujo.

Sí, un cementerio particular de fosas vacías, pero la satisfacción no te la quita nadie. Y sin remordimiento ni perdón de los pecados.

 

6º.- No fornicarás

Anda ya, ¿y cómo se come aquello de “crecer y multiplicaos”? ¿por arte de magia? Sin duda se pilló los dedos. Pero si hasta Abraham tenía varias mujeres con las que aumentar la prole “o lo que salga”. Precisamente las tribus hebreas, —no olvidar que los palestinos son hebreos venidos a menos, herederos de los hijos de Noé, Sem, Can y Jafet—, han sido poligámicas.

Este es un tema muy delicado porque nadie o casi nadie, se atreverá a rebelar sus atentados contra este precepto. Que por supuesto habrá sido la mayoría de las veces con el pensamiento. Hasta los papas han sido condenados al infierno por haber delinquido contra este mandamiento. Los Borgia, por cierto españoles tenían que ser dando la nota sin vergüenza, convirtieron al Vaticano en una casa de lenocidio y sexo sin freno; cosa que entre los cardenales actuales sigue sucediendo.

Cierto que los actuales papas ya no están para esos misereres, pero el santo polaco cuando lo nombraron, estaba de muy buen ver y a más de una feligresa y monja interna se le haría agua pensando en solazarse con él allá por los Alpes. En resumen, esto es como pedirle peras al olmo.

Hoy está en el “candelario” el que fuera obispo ultra de Solsona, Lérida. Tras atacar cualquier idea de progreso, el tío ha dimitido como obispo, se supone que también como cura, y se ha liado con una escritora de novelas eróticas. Se ve que le ha encontrado el gusto pasar de la teoría a la práctica. Pa que te fíes de estos tiparracos ultramontanos religiosos.

 

 

7º.- No desearás a la mujer (o al hombre) de tu prójimo/a

Vaya, volvemos a las andadas. A ver, quien esté libre de pecado que arroje la primera piedra. En mi caso, si aunque vacío tendría un cementerio, contra este mandato, tendría un harén, también vacío.

No voy a exponer ahora la de prójimas, fueran o no vinculadas a gente ajena, que de haber estado en mi mano habría pecado a mansalva; bien es verdad que esas veleidades están vinculadas a la edad juvenil y medio madura. Y como no me apetece dar más explicaciones, sería como el gato que se conforma con lamer la foto de la sardina, pues corramos un velo de los siete de la danza.

 

8º.- No codiciarás los bienes ajenos

¿Y por qué no? No es lo mismo relamerse viendo las chozas, los ferraris o los yates de mangantes a jornada completa que arrebatárselos a tiros (ellos seguramente no dudarían en hacerlo). Habida cuenta que nadie se hace rico trabajando, por eliminación solo queda la respuesta de que lo ha hecho arrebatándoselos a los prójimos.

Pero tampoco es cuestión de ir de bandolero de Sierra Morena. Respeta para hacerte respetar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9º.- No levantarás falso testimonio ni mentirás

Con toda seguridad este mandato ha sido y sigue siendo el menos cumplido de todos. No cuesta nada y si te pillan en renuncio, hazte el loco o la loca. Y sobre todo, hay ocasiones en que es imprescindible mentir a mansalva. Ante el juez, los civiles o el sursum corda. Tiempo habrá de decir que no lo sabías, no te consta, no te habías dado cuenta, yo no sabía nada de ese dinero…

No seas canelo, miente como un bellaco y sobre todo, echa la culpa a los demás, tú eres un ángel de la guarda y ese miserable quiere echarme a mí la culpa.

 

10º.- Ya no me acuerdo, debe ser algo sobre amar a los demás.

Alguno se me ha traspapelao o lo he incluido junto a otro. Pero básicamente estos eran los que nos enseñaron en la escuela.

Y como diría Groucho Marx, “estos son mis mandamientos, si no le gustan, tengo otros”.

 

De los pecados capitales (o en las capitales, que no está claro), hablaremos otro día.

Yo soy ateo dentro de un orden, pero me siguen fascinando las misas en latín. El Credo casi soy capaz de cantarlo entero lo mismo que el Gloria. Una cosa es que me guste lo que escuché de niño y practiqué durante mi estancia en el pueblo y que ponga en cuarentena esas ideas que considero faltas de rigor y aprovechadas por unos listos desde hace más de dos mil años. Y no olvidar que la jerarquía católica asimiló y asumió los roles —rolex también— de la jerarquía judía. Sobre todo excluyentes respecto a quienes no comulgan con sus creencias.

No hay comentarios: