Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

martes, 28 de diciembre de 2021

LAIKA


 Hoy hemos decidido, conjuntamente con la veterinaria, traerla a casa para ver si de este modo le entran ganas de comer. La hemos sacado esta mañana a la calle y algo más animada, no obstante solo ha hecho pipí, no ha querido ni oler el jamón de york y unas golosina que a ella le encantan. Desde que hemos vuelto, ha tomado posesión de su cuna y ahí sigue durmiendo. A ver cuando se decide a comer si no habrán de alimentarla con sonda.

No hay comentarios: