Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

martes, 21 de diciembre de 2021

MONARQUIAS (bananeras o no)

 Ayer pusieron en la TV autonómica un reportaje sobre los hechos que condujeron al Justicia de Aragón, Juan de Lanuza, al cadalso. 

Es evidente que a la mayoría de los ciudadanos tales efemérides del pasado no nos afectan, y desconocemos por falta de divulgación o desidia por nuestra parte. En lo que a mí respecta, ese acto fue un atropello más de los muchos que las monarquías absolutistas han protagonizado a lo largo de la Historia.

El tan admirado Felipe II, no fue sino un hijoputa más de los que a lo largo de los siglos se han perpetuado en esta sufrida nación. Desconozco si en Aragón existe algún monumento o símbolo público que recuerde a este hijo de su padre, de haberlo, reniego de él. Los catalanes, territorios que en aquella época formaban parte de la Corona de Aragón, (Fernando II, fue un fulano que de católico tenía lo que yo de santo), tienen su particular bestia negra en Felip V, que dirían ellos. Ni que decir tiene que otras naciones tuvieron los suyos hasta que les cortaron el gaznate.

Las monarquías, han explotado a sus súbditos manteniéndolos en la miseria y el hambre en tanto ellos se dedicaban a vivir bien, rodeados de lujo y ostentación a su costa. Pero las monarquías se sustentaban a su vez en otros pilares: la religión y los nobles, que de eso, no tenían más que el nombre. Así esta tierra española ha heredado grandes latifundios en los cuales esa "nobleza" explotaba a sus siervos, esclavos al fin y al cabo, de los cuales tomaban todo, vida incluida si les apetecía, y el derecho de pernada sobre las mujeres que les apetecía.

Pero no crean los párvulos de este putiferio que solo se comportaban como aves de rapiña los reyes del medievo. Estamos en el siglo XXI y no hemos adelantado nada. El monarca de esta jodida tierra, se sigue comportando como aquellas sabandijas. Ha vivido y vive a cuerpo de rey, se ha acostado con las mujeres que le ha dado la gana, ha robado a manos llenas -las comisiones son eso, robos impunes- y todo le ha salido gratis pues lo hemos pagado los ciudadanos con nuestros impuestos. 

Este, al que llaman el Emérito, ha sido todo eso y mucho más que no sabremos y que por intocable e irresponsable ante la ley, se sigue riendo de nosotros en el exilio cobarde. Cobarde porque se marchó donde la justicia suiza, por si querían juzgarlo, no tenía tratado se extradición. Al amparo de otros sátrapas árabes, amiguitos del alma y que le regalaron cientos de millones de euros ¿porqué, por amor al arte, a cambio de qué? En cuanto escampe, lo tendremos aquí de nuevo.

Reyes no, gracias. Aunque sean Magos, que también son unos cabrones.

Y ya aprovecho por si no tengo tiempo o la mala fortuna me lo impide, para ciscarme en la fortuna, la suerte, y toda la sarta de impedimentos que hacen que, como cantaba Atahualpa Yupanqui, "las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas". O como dirían personajes ilustres, Labordeta y Fernán Gómez: "A la mierda"


No hay comentarios: