Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

viernes, 31 de diciembre de 2021

Y UNA MIERDA

En estos días, son generalizadas las mutuas felicitaciones pascuales y pascualas. En mi caso, si me remonto a años posteriores, no hay ni uno que lo haya finalizado entre confetis, piruletas y mata suegras. Este no iba a ser diferente; cuando la carcoma roe sin cesar la convivencia, es imposible que el día siguiente sea mejor que el de hoy, en este caso el año. Este ha sido peor que el pasado pero mejor que el próximo. Aun dicen.... y todo por mi cobardía.

Laika mejora, al menos exteriormente; le ha vuelto la gana de comer y las cacas se pueden considerar normales, no aquellas horribles deposiciones negruzcas. Espero que al menos con ella, la suerte nos sea propicia (aunque la suerte es una hija de la gran puta).


No hay comentarios: