Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

sábado, 9 de enero de 2021

SRA. MINISTRA DE DEFENSA

Reconozco que usted no me genera ninguna simpatía, pero no por ello dejaría de estar a su lado si usted agarrara de las pelotas al caballo de Espartero y le hiciera cantar el cola cao. Porque últimamente en las cuadras de Logroño hay demasiado movimiento.