Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

jueves, 8 de abril de 2021

Libertad sin IDA, libertad

Cuando hay personas que lo hacen infinitamente mejor que tú, lo mejor es cederles la palabra.

 Voy a votar contra usted, doña Isabel Díaz Ayuso, conocida también por el acrónimo IDA, en las elecciones madrileñas del 4 de mayo. Voy a votar en su contra por el penoso estado de la sanidad pública que usted me proporciona a cambio de mis impuestos. Hace algo más de un año, tuve que pedir prestado para pagar una operación de cáncer en una clínica privada porque no conseguía ser atendido con prontitud en los servicios que usted gobierna. Durante la pasada Semana Santa, mi centro de salud estuvo cerrado a cal y canto, paralizando, entre otras cosas, la vacunación contra el coronavirus de los octogenarios. Hoy, a mí, persona de doble riesgo, nadie me ha dado aún la menor indicación de cuándo podré ser vacunado. Dígame, pues, ¿en qué se gasta usted nuestro dinero, doña Isabel? ¿En su corte faraónica? ¿En mamandurrias para sus amiguetes? ¿En banderas rojigualdas? sigue en

Libertad sin IDA, libertad (infolibre.es)

merece la pena leerlo.