Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

jueves, 30 de diciembre de 2021

Volver a la infancia

 

Dicen que según nos vamos haciendo mayores volvemos a la infancia. Creo que a mí me está sucediendo eso, cada vez soy más inconsciente y puede que irresponsable del resultado de mis atropellos o tropelías. Si esto no fuera cierto ¿Cómo sería tan atolondrado como para reflejar aquí algo que no me pertenece? Quien pudiera volver a jugar al corro la patata o al patio de mi casa es particular; aunque si jugáramos a yo tengo un castillo, no mentiría. Y tiene aventuras y hasta una leyenda, la de la princesa mora Alba. Solo que ahora ya nunca podré ir a buscar nidos de calinroya en la cocina. He perdido, al borde del camino, la dirección para llegar a él.