Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

miércoles, 8 de junio de 2022

PUTEROS

Dispuesto a ilustrarme sobre el tema de la prostitución, pregunto a mister google y aparece un ensayo sobre la misma en referencias a La Biblia. La conclusión que saco de todas las citas que el escritor recopila, es que los judios de hace tres mil años no toleraban a las prostitutas salvo en los templos. ¡Toma ya! los curas como siempre, a dios rogando y con el cimbel aporreando.

Sin embargo los griegos de la Antigua Grecia, no solo la toleraban sino que estaba líbremente ejercida, tanto la masculina como la femenina. Los efebos serían los modernos chaperos, lo que haga falta por dinero. En los puertos con gran afluencia de marinos, la actividad era floreciente, nada que haya sido inventado por la VI flota. Las llamaban hetairas o algo parecido.

El llamado oficio más viejo del mundo, por algo lo será. Y digo yo ¿quién no se ha prostituido alguna vez? Quien no lo ha hecho y ha sido un alma pura, no se ha comido un rosco.

En estos momentos, existe un debate en el parlamento español sobre el tema, digno de mejor causa. Ayer debatieron el asunto en el Congreso y los partidos que auparon a Sánchez al gobierno, llamaron a los socioslistos de todo. Seguramente con razón y se quedarían cortos. Ya estamos acostumbrados a los bandazos de estos veletas monárquicos con alma -mentirosa- republicana. Se han aliado con la extremaderecha -los otros son ultrafascistas- para joder, qué contrasentido, a los puteros.

Nada de renovar el CGPJ o el TC, o eliminar la ley mordaza, no. ¡Hay que joder a los puteros! Como si ellos tuvieran la culpa, toda, de la prostitución. Estos lo que tienen es ganicas de enredar y mala conciencia. Confunden el culo con las témporas. Para erradicar la prostitución, deberían erradicar el hambre primero, dotar a las personas de un medio de vida y sustento digno, que nadie, mujer u hombre, tuviera que prostituirse para llevar pan y carne a casa.

Quien por deseo irrefrenable, decidiera mantener relaciones sexuales con una persona o un regimiento, lo hiciera en completa libertad. Y todos los proxenetas, chulos y madames a chirona hasta su reconversión, dándoles libertad para en prisión hacer de su capa un sayo. Eso sí, allí tampoco debería estar permitida esa actividad y los más reactivos, aislados de por vida.

En cuanto a los usuarios del sexo, puteros, desaparecerían al unísono de las trabajadoras del sexo. Deberían aprender a lavar a mano como todo hijo de vecino ha hecho desde que tenía uso de razón o sin ella.

Esta gente que gana dinero sin saber el esfuerzo que cuesta llegar a fin de mes, que folla con nuestro dinero con putas de alto standing, a estos sí que habría que reprimirlos sin piedad, pero no por fornicar -pongámonos finos-, sino por hacerlo con nuestros impuestos. Ir de putas, agarrar unas purgaciones -gonorrea- y en el peor de los casos sífilis, y que encima te limpien el bolsillo bellacamente, no compensa. Menos mal que ya dios me libró de esas tentaciones.

Como alguien dijo: "Qué Dios me libre de mis amigos, que de mis enemigos me libro yo"

No hay comentarios: