Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

domingo, 28 de agosto de 2022

MEIN KAMPF II

 Este verano, me ha tocado asistir en el pueblo a dos funerales in vitro y a otro córpore in sepulto y la verdad es que el alma, -no está garantizado que todos la tengamos, de lo contrario no se cometerían asesinatos por miles-, sale encogida. 

Quienes pasamos, lo digo por mí y no incluyo a los demás congéneres de mi tiempo, nuestra niñez y juventud bajo la feliz (no había otra cosa) imposición de las enseñanzas religiosas, sus tremendismos, sus rezos y misas cantadas en latín sin olvidar el bandeo de las campanas, a los cuales nos entregamos con frenesí incluso antes de tener edad para ello, nos resulta difícil la lucha entre los razonamientos actuales y los recuerdos antiguos.

Cuando veo a ese fantoche al que llaman jefe de la iglesia ortodoxa rusa, con una tiara medieval sobre el cogote y lleno de colgajos y escapularios como si fuera una beata de misa diaria, se me revuelven los sentimientos en contra de los cristianos que amparan guerras y genocidios. Este criminal, aplaude la masacre que su jefe de gobierno ruso está llevando a cabo en Ucrania, y no se le ha ocurrido pensar que han muerto miles de inocentes bajo la bota del ejército ruso -sin contar los propios- y lo que es peor: estamos más cerca que nunca de sufrir una guerra nuclear y si no llegan a ello, un accidente en las centrales nucleares ucranianas.

Nada que no hayamos experimentado en carne propia en este país. El golpe de estado del 36, estuvo amparado y bendecido por la cúpula eclesial y no comformes con ello, hubo múltiples curas trabucaires que se dedicaron en cuerpo y alma a la represión y el asesinato de miles de inocentes, simplemente porque no comulgaban con sus ruedas de molino. No hemos adelantado nada; aquellos que paseaban al dictador asesino bajo palio, siguen en su trece predicando lo mismo: el odio al contrario. No lo consideran semejante, sino pieza a batir porque se opone a sus tejemanejes mercantilistas y terrenales.

De lo anterior, en Calamocha tienen recuerdos imborrables: hubo un cura que se dedicaba a ese menester hasta que tropezó con un capitán del ejército al que mataron a su hermano, y de la misma forma, ejerció la justicia humana; fue a Calamocha y de dos tiros despachó al cura asesino. Mano de santo, ya no hubo más muertes, solo las naturales. En ese pueblo, hubo otro asesino franquista con muchos muertos a su espalda, posiblemente cómplice del cura trabucaire; como premio, le dieron una plaza de maestro, sin serlo, en un pueblo de las Cuencas Mineras, con total impunidad y exento de cualquier responsabilidad.

Y ahí radica mi lucha: sentimientos encontrados entre las vivencias de la infancia/juventud y mi discernimiento de lo que he visto y veo. Ya lo tengo escrito: creo que Cristo existió y predicó y dió su vida por sus creencias, pero no creo en él como hijo de dios. No existe ningún dios de los que los humanos adoran, solo es producto de su miedo -nuestro miedo- o de su modus vivendi u operandi. Lo cual cada vez causa más perplejidad en mí. Si no es porque se hundiría su opíparo modo de vida ¿cómo es posible que esas mentes -supuestamente privilegiadas- crean sus propias mentiras, repetidas tras miles de años y que han costado millones de vidas al tratar de imponer sus ideas? Y no solo la religión cristiana actúa así.

El hombre nunca podrá comprender al Universo y quién esté detrás. Sin duda se extinguirá antes como antes lo hicieron otras especies. Y aunque sea fabular sin pie ni cabeza, creo que con toda probabilidad existen otras civilizaciones o formas de vida, y dados los miles de millones de años  que esto lleva a sus espaldas, mucho más adelantadas que la humana. ¿Podemos aventurar que en el sistema solar no haya existido vida con anterioridad? Y dados los sistemas solares universales, esto podría estar más concurrido que una autopista en vuelta de vacaciones. Pero con las mismas limitaciones que los habitantes de la Tierra. Las Leyes Universales son para todos. ¿Podrán algún día los mortales trascender y superar las barreras que hoy los limitan? Todo está inventado, solo hay que descubrirlo.

¿Y cómo hubiera sido mi vida sin mi? Sé como ha sido conmigo pero siempre me quedará la duda y una certeza con la cual partiré un día de estos cuando esté aburrido y no sepa qué hacer. Es como darse de cabeza contra la pared, solo consigues hacerte más daño y profundizar la herida, que no cicatrizará y seguirá sangrando y a veces supurando. Un colega de trabajo decía que picha dura no cree en dios. ¿Y si es al contrario? Tantas dudas o certezas, solo han conseguido alejarme de cualquier esperanza, aunque esta la perdí hace demasiado tiempo. Creo que he sido un fracaso para mí mismo, aunque he intentado no serlo para los demás. ¡Tanto que contarme y tanto por callar! Mis amores y odios, perecerán conmigo.

No hay comentarios: