Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

martes, 19 de abril de 2022

A MI FIEL SEGUIDOR/A

No sé quién eres, nunca te has dado a conocer, pero aunque cierre temporalmente el blog, al reabrirlo, siempre aparece tu visita en la columna de lecturas. Por ello, desde aquí, quiero saludarte y decirte que agradezco tu fidelidad con este blog. No voy a denigrarlo, como hacen los chinos, para que los dioses no sientan envidia de él. Este es un rincón que ha evolucionado mucho con los años, pero que siempre ha reflejado mis estados de ánimo y, aunque sean estos muy particulares, ha sido la manera que he encontrado de liberarlos.

Amigo/a lector/a: voy a reabrir la posibilidad de comentar y si lo deseas, me dices como puedo enviarte mi última coña en forma de libro, su contenido, en su mayoría, no está editado en el blog. Y el libro está esperando en Amazon para imprimirse. El comentario, si lo envías, no será publicado.

Un cordial saludo.