Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

jueves, 12 de enero de 2023

FRUSLERIAS

Fui cocinero en mi juventud y considero más satisfactorio el dar de comer al hambriento que satisfacer la banalidad de las clases pudientes. Una paella, por decir algo, afortunadamente escapa a ese ego de la innovación. Se sabe hacer o no, no hay medias tintas ni atajos. Me llevaron a comer el día del Pilar a un restaurante a las orillas del Ebro, frente al Pilar, y aquello, la verdad, puede satisfacer al constructor pero no al comensal a menos que se crea que el rey está desnudo.

Pan & Oliva - Cocineros -: Humor en la Cocina!!!

Pan & Oliva - Cocineros -: Humor en la Cocina!!!

Cafenets: Humor familiar

No hay comentarios: